Cómo cuidar los zapatos de cuero de colores vibrantes

Te encantan tus vibrantes zapatos de cuero y quieres mantenerlos hermosos y brillantes por muchos años. Para que tus zapatos se vean lo mejor posible, límpialos con regularidad, especialmente en condiciones climáticas adversas como la nieve y el hielo.

Acondicionarlos cada mes para humectar el cuero y luego pulirlos para obtener ese brillo encantador. Es posible que desee impermeabilizar sus zapatos, aunque los zapatos ya vienen con una capa protectora. Cuando los guardes, guárdalos correctamente, lo que los mantendrá impecables.

1 Limpieza de zapatos de cuero

Elimine la suciedad con un paño suave. Frote la mayor cantidad de suciedad y mugre que pueda con un paño limpio y seco. Trate de raspar el lodo suelto, por ejemplo, y limpie el exceso de sal.

Use un limpiador de cuero suave como el jabón para sillas de montar. Los surfactantes extraen la suciedad y otras partículas.

Frote el limpiador en la superficie con movimientos circulares. No presione demasiado fuerte el cepillo para fregar. Use un movimiento circular suave para cubrir toda el área de la superficie de ambos zapatos, teniendo cuidado de quitar la suciedad o las manchas de mugre.

Limpie el limpiador con un trapo seco. Asegúrate de quitar cualquier exceso de limpiador de tus zapatos. Deja los zapatos a un lado para que se sequen.

Deshágase de las manchas difíciles con vinagre blanco y agua. Mezcla dos partes de agua y una parte de vinagre en un bol. Remoje la esquina de un paño en la mezcla y aplíquelo sobre cualquier mancha en los zapatos de cuero. Si la mancha no se quita, frota suavemente la mezcla sobre la mancha con el paño. Limpia la mezcla de vinagre con un paño húmedo diferente y deja que los zapatos se sequen.

NOTA:

Asegúrese de que el limpiador de cuero que utilice no contenga alcohol ni abrasivos; estos ingredientes pueden dañar el cuero y el color.

Pruebe el limpiador en un área discreta de sus zapatos de cuero. Verifique si el limpiador causa alguna decoloración. Si es así, busque un limpiador diferente con ingredientes menos agresivos.

2 Cuidado de los zapatos de cuero

Limpia tus zapatos de cuero con un paño suave después de cada uso. Hacer esto con regularidad evitará que se acumule suciedad y mugre en los zapatos.

Brilla tus zapatos de cuero una vez al mes. Una rutina regular de pulido mantendrá sus zapatos como nuevos. Pule un poco de acondicionador o loción para cuero comprado en la tienda en los zapatos. Esto suavizará el cuero y ayudará a revertir los efectos de la sal.

Si no tienes ningún acondicionador de cuero a la mano, un par de gotas de aceite de oliva funcionarán bien. Frote una capa ligera de aceite de oliva sobre la superficie de los zapatos con un paño suave. Quita cualquier exceso con un paño seco.

Trate sus zapatos con un acondicionador de cuero una vez al mes. Aplique una cantidad del tamaño de una moneda de diez centavos de un acondicionador de cuero como aceite de visón o miel de cuero a sus zapatos con un paño. Frote el acondicionador en el cuero, asegurándose de que se haya tratado toda la superficie exterior de cada zapato.

Asegúrate de combinar el color del betún con el color de tus zapatos. Una vez que creas que tienes un buen color, aplica un poco de esmalte en un lugar poco visible para ver si combina.

Impermeabiliza tus zapatos de cuero para protegerlos de daños por agua. Busque un compuesto impermeable en aerosol o a base de cera diseñado específicamente para cuero. Pruebe primero un lugar poco visible en sus zapatos para ver si el compuesto causa decoloración. Si no es así, aplica una capa uniforme del compuesto en toda la superficie exterior de tus zapatos.

  

Pruebe un brillo de saliva para los zapatos relucientes. Para un brillo de saliva, estire firmemente un paño sobre sus dedos. Agrega un poco de agua. Frótalo sobre un área de tu zapato, que comenzará a endurecer la cera que ya tiene. Sigue frotando hasta que la zona brille, y continúa con el resto del zapato.

Dale un respiro a tus zapatos entre usos. El cuero tiende a absorber la humedad de fuentes como la lluvia, el sudor y el rocío. Darle a tus zapatos un descanso entre los días que los usas les da tiempo para secarse. Intenta alternar pares de zapatos de cuero si prefieres usar cuero todos los días.

3 Almacenamiento de los zapatos

Guarda tus zapatos en tela transpirable. El cuero necesita aire para ayudar a deshacerse de la humedad. Si lo coloca en una bolsa de plástico, la bolsa sella la humedad. En su lugar, elija algo transpirable, como una bolsa de tela.

Guarda tus zapatos de cuero en un lugar oscuro. Nunca deje sus zapatos de cuero expuestos a la luz solar directa durante largos períodos de tiempo. El sol hará que el cuero de color vibrante se desvanezca y se vuelva más claro. Un armario en un lugar fresco y seco es un lugar ideal para guardar los zapatos cuando no los usas.